Otra victoria como ésta y estamos perdidos!!!

VALORAR UNA EMPRESA

Escrito por imanoltxu 24-02-2008 en General. Comentarios (0)

 

 

Hola a tod@s,

 

Todos los empresari@s, ya sean propietari@s de una empresa pequeña, mediana o grande, ya sea familiar o Sociedad Anónima, han tenido que hacer frente en algún momento de su experiencia profesional a una pregunta planteada por ellos mismos:  ¿Cuánto vale mi empresa?.

 

En el mercado existen multitud de libros sobre las valoraciones de empresas.  Algunos verdaderamente difíciles de leer y de entender, llenos de innumerables siglas, conceptos y formulas matemáticas alejadas de toda sencillez.  Algunos más parecidos incluso a un tratado económico o a una tesina universitaria de fin de carrera de Ciencias Exactas.

Uno de los libros que consigue ser verdaderamente práctico, combinando de forma acertada la sencillez con la información técnica es “Business Referente Guide”, de Tom West, y que está considerado como la Biblia en el mundo de l@s Business Brokers.

 

No es mi intención hacer aquí una exposición de las diferentes formas de valorar una empresa, ni voy a ahondar en las fórmulas o en los métodos de valoración; pero sí quiero expresar algunas consideraciones que considero importante tener en cuenta cuando se está pensando en valorar una empresa.

 

Todo empresario cree saber cuánto vale su empresa.  Y esa falsa creencia lleva a desperdiciar verdaderas oportunidades de negocio cuando se está en un proceso de compra-venta o de fusión.  Existe generalmente la tentación de poner un precio a la empresa y considerarlo como su valor.  De esa forma ya se está cometiendo un enorme error al confundir lo subjetivo (pongo un precio a mi empresa) con lo objetivo (cuanto vale mi empresa). 

Este error se evitaría contratando a un profesional externo para que concrete y establezca el verdadero valor de la empresa, y siendo consciente de que una empresa vale lo que alguién esté dispuesto a pagar por ella, es decir, que el valor siempre será algo relativo.  Cuando entendamos que no existe un valor concreto y definitivo de una empresa, entonces estaremos en disposición de comenzar a valorar la misma.

 

Much@s empresari@s que dan un valor concreto a sus empresas defienden su postura aferrándose al valor de sus activos reales.  Muestran la tasación de los inmuebles (generalmente pabellones y oficinas) o la peritación de la maquinaria en un intento de justificar el precio asignado de forma totalmente subjetiva.  Sin embargo, generalmente, el problema empieza cuando se intentan convertir en dinero dichos activos.

Lo mismo ocurre con otro activo muy difícil de valorar: el fondo de comercio, un concepto también muy relativo y difícil de cuantificar.                                

 

Otro concepto a tener en cuenta es que nadie compra nada si no ve un beneficio en ello.  Por lo tanto hay que ser conscientes que la empresa no vale hoy por lo que valió en el pasado sino por lo que valdrá en el futuro, es decir en función de sus expectativas.

 

De esta forma y a modo de recapitulación debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

 

.- Una valoración es siempre una opinión.

.- Habrá tantas valoraciones u opiniones como personas participen en la valoración.

.- En las operaciones de compra-venta habrá un valor del comprador y otro valor del vendedor.

.- Una valoración profesional establecerá una horquilla de valores, no un valor único.

.- Es aconsejable pedir más de una valoración profesional y que estas utilicen distintos métodos.

.- La valoración es tan solo una aproximación a un precio.

EN LONDRES

Escrito por imanoltxu 24-01-2008 en General. Comentarios (0)
http://imanoltxu.blogspot.es/img/EnLondres.jpg 

 

Mi hijo y yo dando un paseo por Londres...joer, que frío hacía!!!!

BLACK MONDAY

Escrito por imanoltxu 23-01-2008 en General. Comentarios (0)

 

El pasado lunes, 21 de enero de 2008, pasará a la historia como el Lunes Negro; el día en que los mercados financieros y las bolsas de todo el mundo temblaron ante el pánico vendedor que recorrió todo el globo.  Los descensos fueron más importantes que los producidos durante las trágicas jornadas que siguieron al 11-S.

 

El Ibex35 vivió la peor jornada de toda su historia.  Terminó la jornada con un descenso del -7,54%, cerrando en los 12.625,80 puntos, lo que significa que en una sóla sesión fue capaz de perder más de mil puntos, concretamente cedió 1.029,60 puntos.  Para darnos cuenta de la crudeza de la sesión vivida baste con repasar lo que hicieron los Blue Chips españoles  Telefónica perdió un -6,69%, Repsol cedió un – 9,77%, Iberdrola sufrió un durísimo castigo y se dejó un -12,58%, BBVA cedió un -6,98% y Banco de Santander perdió un -9%.

 

Decía un profesor de mis tiempos universitarios que cuando escuchemos hablar de bolsa al portero de nuestro edificio, o al taxista o al kiosquero de la esquina, entonces, decía, había llegado la hora de vender.  Recordé esta anécdota a últimos de diciembre de 2007.  El día, cercano ya a la Navidad, apuraba sus últimas horas antes de la cena.  Me acerqué a la cervecería de debajo de casa para tomar un café caliente.  En la barra, varios trabajadores de una fábrica apuraban unas cervezas.  Al principio no me dí cuenta, pero al poco rato no pude evitar una enorme sensación de sorpresa y asombro al comprobar que estaban hablando de bolsa. Mi asombro no provenía por el hecho de que el tema fuese la bolsa, sino de la autosuficiencia, familiaridad y seguridad con que cada uno de ellos se refería a sus inversiones y a los mercados. Uno había comprado “Accionas”, otro tenía “Iberdrolas”, otro “Telefónicas”, otro “Ferroviales”.  Evidentemente todos ganaban, ninguno reconocía pérdida alguna.  A la conversación se sumó el camarero de la cafetería que, más chulo que ninguno, se llenó de orgullo con sus acciones del Santander…que esas sí que no bajaban nunca…pues buenos eran los bancos.

 

Para esas fechas yo ya llevaba una temporada posicionado vendido (corto) en acciones de BBVA y SAN, y ya había manifestado mis temores (incluso en este mismo blog) sobre la incertidumbre de la situación y más que probable deterioro de los mercados.  Salí de la cafetería más convencido que antes de que había llegado el momento de vender.

 

Desde inicios de 2007 una teoría muy simple daba vueltas en mi cabeza.  Entonces comenzaba a hablarse de forma relativamente alarmante del problema “subprime” que afectaba a los USA.  Ante la relatividad y frivolidad con que la mayor parte de los medios oficiales trataban el tema, yo no podía dejar de pensar en la denominada “The Cockroach Theory”.  Esta teoría, de una lógica tan aplastante como su sencillez, afirma que si ves una cucaracha en la cocina (es decir, una mala noticia en los mercados) es muy probable que haya otras muchas cucarachas que todavía no has visto (es decir, otras muchas malas noticias que aún no conocemos).  Y ya lo creo que había cucarachas.  Lo que al principio los analistas oficiales y oficiosos del Reino llamaban “una leve ralentización en los precios de las viviendas”, un “aterrizaje suave en el sector inmobiliario”, y muchas más tonterías….se ha convertido en una crisis multisectorial e incluso sistémica, crisis de liquidez y de crédito, crisis en definitiva de un capitalismo financiero que, como el hijo pródigo, se había apartado en exceso de su padre, el capitalismo industrial.

 

La crisis es fuerte, muy fuerte, y probablemente esto no ha hecho más que empezar.  Mientras tanto debemos recordar que en estos tiempos de tan alta volatilidad y riesgo, el mercado se parece más a un peculiar zoológico donde abundan tres tipos de animales:  los toros, los osos y los cerdos.  Por un lado están los toros o bulls, que son aquellos que juegan sus bazas orientando su estrategia a un mercado alcista. Por otro lado están los osos o bears, que son aquellos que se  posicionan a la baja apostando por caídas en los precios.  Y por otro lado estamos el resto, sí, así es, los llamados peques, a los que nos conocen como los cerdos.  ¿Y saben ustedes por qué nos llaman así?  Porque generalmente, en este tipo de escenarios tan volátiles y difíciles solemos terminar sacrificados.  Los peques, en su ignorancia y autosuficiencia, intentan aprovechar este tipo de escenarios para obtener un gran beneficio en un periodo corto de tiempo, y esto les suele llevar a perder la mayor parte de su dinero en inversiones de alto riesgo  ( terra, jazztel , ercros,  avanzit,…¿hacen falta más ejemplos?).

LOS NÚMEROS NO ENGAÑAN....¿O SI???

Escrito por imanoltxu 23-12-2007 en General. Comentarios (0)

 

John Allen Paulos, en su libro "El Hombre Anumérico" recoge una anécdota realmente interesante.  En ella nos cuenta como en 1964 una mujer rubia peinada con una cola de caballo robó el bolso a otra mujer en Los Ángeles.  La ladrona huyó a pie, pero posteriormente alguien la reconoció cuando montaba en un coche amarillo conducido por un hombre negro con barba y bigote.  Las investigaciones de la policía acabaron por encontrar a una mujer rubia con cola de caballo que regularmente frecuentaba la compañía de un hombre negro con barba y bigote que tenía un coche amarillo.  No existía ninguna prueba fehaciente que vinculara a la pareja con el delito cometido ni tampoco testigos que pudieran identificar a ninguno de los dos.

El fiscal basó sus conclusiones asignando una serie de probabilidades a las características de ambos:  coche amarillo en Los Ángeles: 1/10;  hombre con bigote: 1/4;  mujer con cola de caballo: 1/10; mujer rubia: 1/3;  hombre negro con barba: 1/10;  pareja interracial en un coche amarillo: 1/1.000.

De esta forma, y siempre según el fiscal, la probabilidad de que todas estas características independientes concurrieran en una pareja debía de ser:

 

1/10 x 1/4 x 1/10 x 1/3 x 1/10 x 1/1.000 = 1/12.000.000

 

Es decir, una probabilidad tan pequeña que la pareja en cuestión debía ser la culpable.  Ante esta evidencia el jurado les condenó.

 

Sin embargo, los abogados defensores de la pareja recurrieron la sentencia ante el Tribunal Supremo argumentando que 1/12.000.000 no era la probabilidad que había que considerar, y basándose en la distribución binomial de probabilidades calcularon que, para una ciudad como Los Ángeles, dicha probabilidad sería apróximadamente del 8 por ciento, que aúnque pequeña permitía un margen de duda razonable. El Tribunal Supremo de California aceptó la argumentación de la defensa y revocó la sentencia anterior.

 

Algo muy parecido nos ha ocurrido esta semana en torno a dos datos macroeconómicos de vital importancia y cuya lectura por las bolsas mundiales ha sido muy ambigua.

Para este martes pasado, dia 18 de diciembre, se esperaba el dato de viviendas en construcción iniciadas en noviembre en Estados Unidos así como el dato de los permisos de construcción de ese mismo país.  Estos son datos que provocan una gran volatilidad en las bolsas dada su importancia como reflejo de la situación económica y como reflejo de lo que queda por venir (a fin de cuentas el de permisos de construcción es un indicador adelantado).

La tasa anualizada de las viviendas iniciadas quedó en 1,187 millones de unidades, que era más o menos lo esperado por los analistas.  Y en cuanto a los permisos de construcción, su tasa anualizada quedó en 1,152 millones, tambíen en línea con lo esperado por los analistas.

Así las cosas, estos datos apenas tuvieron repercusión en las bolsas, dando por buenos unos datos tan sólo por el hecho de que coincidían con la previsiones de los "analistos".

Sin embargo, si analizamos los datos con una mayor profundidad nos daremos cuenta de que sus resultados reflejan una realidad bastante oscura.  Las viviendas iniciadas bajaron en noviembre un 3,7%  y los permisos de construcción bajaron un 1,5%, es decir el nivel de permisos más bajo desde 1.993.  Dato muy, muy preocupante.

 

LA BOLSA Y LA PREPOTENCIA

Escrito por imanoltxu 17-12-2007 en General. Comentarios (0)

 

La frase apareció en el prestigioso periódico "The New York Times": "Los precios de las acciones han alcanzado lo que parece un permanente nivel de estabilidad".  La frase la pronunció ni más ni menos que el prestigioso economista Irving Fisher, reconocido economista de la época que pasó  a la historia por ser el precursor de los números índices...y por su prepotente postura sobre la "bolsa" reflejada en esta frase.  Y es que esta frase fue publicada en el The New York Times el miércoles 16 de octubre de 1929.  Apenas unos pocos días antes de producirse el crack de 1929.

 

Yo no sé si a esto que hizo Irving Fisher (que, por cierto, se arruinó en bolsa y arruinó a  la mayor parte de su familia) llamarlo prepotencia o ignorancia, pero lo cierto es que estamos constantemente rodeados de prepotentes (o ignorantes) que se permiten afirmar y vaticinar sin ningún rubor lo que harán los mercados.

 

Hoy los mercados bursátiles son más volátiles que nunca, y ya podemos emplear la prudencia si no queremos vernos "atrapados".  La situación actual me recuerda, en parte y salvando las distancias, a las fechas anteriores al famoso crack del 29.  Entónces, con los mercados bursátiles a punto de explotar, eran constantes las intervenciones en prensa para tranquilizar a las masas glosando la excelente salud de que gozaban los mercados financieros.  Algo parecido a lo que desde hace apenas un año podemos comprobar, cuando se hablaba del "aterrizaje suave" del sector inmobiliario, de la facilidad para controlar la inflacción, del crédito masivo y los bajos tipos de interés, de la alegría hipotecaria. 

Hoy el mercado está tocado, muy tocado, y todavía pretenden dormirnos con los cuentos de que el mercado siempre es alcista, del rally de fin de año, etc...Todo ello mientras los mercados se mueven en niveles de máximos históricos, con una sobrecompra enorma y con unos PER que en algunos casos dan vértigo (vease, por ejemplo, Iberdrola renovables).

 

"No nos molestamos en estimar nuestros beneficios futuros.  Puede dejarlo de nuestra cuenta porque nosotros entendemos el sistema monetario y explotaremos las oscilaciones de los tipos de interés".  Esta frase, pretenciosa donde las haya, aparecía en 1924 en el folleto informativo de la Independent Investment Company, sociedad de inversión gestionada por Keynes y que tras seis años de funcionamiento perdió todo su capital.

 

No hagamos caso de visionarios, seamos prudentes y agarrémonos fuerte...por que viene curva.

 

Saludos.